¿Porqué decoramos con mapas?

Porqué decoramos con mapas

En latín, mapa (mappa) significa servilleta o pañuelo, porque se parecía a la superficie donde se podía dibujar un plano. Los primeros mapas  se dibujaron en piedras, tabletas de arcilla, papiros, en tejidos, también en pieles. Los cartógrafos y los geógrafos han dedicado sus vidas, durante siglos, a dibujar los territorios en los que las diversas culturas se han ido sucediendo. Mapas para recaudar impuestos, para hacer guerras, para conocer itinerarios, ríos, montañas, para conocer, en definitiva, el mundo que nos rodea.  Hay constancia de mapas desde hace al menos 4600 años. Hoy día, con la tecnología digital, podemos confeccionar desde casa nuestros propios mapas… ¡Incluso de la Luna y de Marte!

¿Porqué decoramos con mapas?

La nuestra es una época curiosa. Hemos llegado a alcanzar tal sofisticación que exigimos –necesitamos-  el arte en nuestra cotidianeidad. Nuestros electrodomésticos han de tener, además de su función primordial, diseño. Nuestros ambientes, también. Nuestro hogar redefine las funciones de los mapas, otorgándoles una nueva función: ser elementos decorativos. La belleza plástica de un mapa hoy día nos conmueve, nos estimula, nos hace saber quiénes somos o al menos a dónde queremos ir.

Piensa en esa pared de tu casa que está pidiendo un mapa. Sí, esa pared. Ha llegado el momento de colgar ahí el retrato de ese lugar donde estuviste y fuiste feliz.  O el de esa ciudad con la que sueñas porque sabes que sólo serás feliz cuando camines por sus calles.

Los mapas son a veces obras de arte gráfico, con sus colores que evocan realidades que nos llaman a conocerlas. Los mapas nos recuerdan que el viaje de nuestras vidas aún no ha terminado. Y, además, aportan a nuestros hogares un toque rotundo de aventura y encanto irresistibles.

En todos los lugares de tu hogar..

Un mapa en una puerta de cristal evoca la entrada a un lugar recóndito

En el comedor, un mapa del lugar de tus vacaciones te recuerda aquellas cenas inolvidables

Las líneas de las calles de tu ciudad preferida, que puedas ver en ese mapa de tu salón, te permiten vagabundear de nuevo por aquel lugar.

En el dormitorio, que tu última visión antes de dormir sea la del lugar con el que sueñas viajar, es una invitación a soñar.

Un hogar con mapas es un hogar bohemio, apasionante, culto, moderno

Tus mapas puedes personalizarlos con colores afines a tu decoración. Y pueden ser de cualquier tamaño, sobre cualquier soporte, sobre cualquier lugar del mundo.

Si, un mapa en el cuarto de baño puede resultar muy educativo. Un mapa en el suelo, te garantiza que te aprenderás el camino.

No olvides pedir el mapa que conmemore tu viaje favorito, en mapaspersonalizados.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *